Porque todos tenemos sueños, ideas, creatividad, inspiración, porque tenemos que luchar por conseguir aquello en lo que creemos, porque con amor, energía y voluntad todo se puede. Empecé siendo una coleccionista, escribí dos libros, gracias a mi pasión por las muñecas y hoy he logrado lanzar otro sueño y ponerlo en órbita, el de crear una muñeca bonita, manejable y que guste a niños y mayores. La muñeca universal y bella por excelencia.

Empecé coleccionando la muñeca Bombón antigua, me obsesioné con ella, las retrataba y fotografiaba cada vez que salía a la calle. Le cosí trajes, le hice conjuntos de punto y me divertí y jugué muchísimo. Esta afición hizo nacer mi deseo de fabricarla de nuevo, de darle vida, de poner a disposición de otros esta muñeca difícil de conseguir. Os presento el proceso de este proyecto, su evolución. Gracias a todos los que lo han hecho posible, que son muchos.

Primero elegí el molde que representaría la nueva muñeca. Pregunté a mis seguidores y salió ganadora esta preciosa Bombón de la izquierda. Se hizo el molde en barro y después en escayola. El rostro de la derecha es el del molde en escayola.

Este no fue el definitivo, porque había mucho espacio entre nariz y boca y la boca era muy ancha. El escultor trabajó duro y lo cambió. Me encantó la escultura que dejó

La boca y los labios se hicieron más pequeños y la distancia entre nariz y boca disminuyó. Me encantó

El cuerpo también se hizo en consonancia con el antiguo. Pero tenía demasiada barriguita, así que se redujo un poco

Las manos también, pero decidimos marcar más los dedos y esculpir las uñas

Se le modelaron las orejas que la antigua no las tiene, y los labios quise que fueran gustoso y esculpidos también, porque las Bombón los tenían más bien pintados.

Imagen del cuerpo acabado en cera y más delgado

 

La nueva Bombón durmiendo con su familiares, casi las abuelitas de las actuales

Y el encuentro final. Dos generaciones juntas y reunidas al fin